24 de febrero de 2018

El amargo origen de un símbolo asturiano

La triste historia de Tola: recordamos su rescate por la Guardia Civil
Foto hecha en Poo de Llanes en 1989. Las dos osas Paca y Tola, jugando.

La osa, muerta el día 18 de enero de 2018, fue recuperada por el Seprona junto a su hermana Paca después de que un furtivo matase a su madre: así contaron la historia sus protagonistas
Los guardias civiles del Seprona, junto a Tola y Paca tras su rescate en 1989

http://www.lne.es 
En el 2012, 23 años después del rescate de las osas "Paca" y "Tola", y cuando la salud de ésta última comenzaba ya a resentirse, LA NUEVA ESPAÑA reunía ante el cercado de Santo Adriano a dos de los cinco guardias civiles del Seprona que participaron en un operativo que obtuvo gran resonancia: el rescate en 1989 de dos oseznos después de que un cazador matase a su madre. En el reportaje hablan Francisco Merchán y el capitán Marcos Bello, que seguían en 2012 destinados en Asturias. El entonces capitán López Rico, también integrante de aquel equipo, trabajaba ya en Villalba (Lugo).

23 de febrero de 2018

Escenarios dantescos en la Montaña Central

El ventarrón asesino
Ilustración de Alfonso Zapico
Los temporales que castigaron a las comarcas mineras en el pasado, dejando incendios, casas destruidas y varios muertos a su paso
Ilustración de Alfonso Zapico
Me parece que no es del todo correcto emplear el término ciclón cuando nos referimos a ese desagradable fenómeno atmosférico que tiene una de sus características en encabronar el aire y transformarlo en un ventarrón destructor. Creo recordar que cuando se estudiaba este tema en la facultad de Geografía e Historia, se hacía una diferencia entre huracanes, ciclones y tifones, considerando que los primeros eran propios del Atlántico norte, Caribe y el noreste del Pacífico, mientras que los segundos se daban en el Océano Índico y también en el sur del Pacífico y los terceros reducían su ámbito geográfico al noroeste de este último mar, pero como tampoco hay que ser tiquismiquis, creo que para andar por casa podemos entendernos con cualquiera de estas denominaciones.

22 de febrero de 2018

Las escuelas rurales en los siglos XVII, XVIII y XIX en Asturias

Los años difíciles de la enseñanza rural
Escuela de La Depata, (Laipata 1943)
La figura del maestro de pueblo marcó a muchas generaciones hasta que el Estado asumió la gestión de las escuelas
Escuela de la Matiná año 1942 
Antes de la enseñanza reglada obligatoria cada pueblo o aldea se las tenía que ingeniar para dar educación a los niños y niñas residentes.
La existencia de escuelas rurales en los siglos XVII, XVIII y XIX en la montaña central y por regla general en Asturias era escasa. Se solía utilizar los cabildos de las iglesias como improvisadas aulas, hasta que la voluntad de los vecinos, muchas veces en sextaferias, u otras veces, con cesiones de algún local en las inmediaciones del pueblo por parte de algún vecino o vecina, habilitaban un local como escuela. La mayoría de las veces era el propio cura quien impartía los conocimientos básicos, naturalmente sin olvidarse de la doctrina cristiana.

21 de febrero de 2018

El reposo de algunos eruditos

Altamira y Azorín, de regreso a Asturias
Retrato de Azorín por Ramón Casas (MNAC). Wikipedia
Junto a la desembocadura del río Nalón, los perfiles de las casas de San Esteban de Pravia y el paisaje que las rodea evocan nombres de quienes veranearon en este lugar de Asturias
SAN ESTEBAN DE PRAVIA. ASTURIAS. (Todocolección)
A los devotos de la cultura quizá le seduzca recordar las estancias de Rubén Darío -que también estuvo en San Juan de la Arena, en la otra orilla de la desembocadura- y Rafael Altamira. El poeta nicaragüense encontró en la zona un escenario de retiro, vacacional, a principios del siglo XX.
"Me he venido a un rincón pequeño, solitario, sin más camino que ásperas rocas, ni más automóviles que los cangrejos", contaba de San Esteban. El intelectual alicantino, varios años catedrático de Historia del Derecho en la Universidad de Oviedo, adquirió allí un chalet para sus hipotéticos descansos -hipotéticos porque seguía escribiendo con el mismo frenesí - que hoy permanece ante una plaza con su nombre.